Museo Arqueológico Nacional: tecnología y reflexión

Madrid. 22 de noviembre de 2017. Existen muchas maneras de contar la historia de nuestra sociedad. Los museos son narradores, construyen el relato con objetos e imágenes que han sobrevivido hasta nuestros días. En la actualidad estas instituciones oscilan entre la reflexión sobre el pasado y las posibilidades técnicas del futuro. El Museo Arqueológico de Madrid (MAN) guía al visitante a través del tiempo con la vista puesta en la innovación.

MAN-PORTADA (1)

Este museo fue remodelado entre 2008 y 2013, en esos años se modificó su estructura para que las salas y los pasillos formasen espacios que ayudaran al público a adentrarse en la historia y comprenderla. También se introdujeron avances tecnológicos al servicio del relato histórico: el museo contiene 55 reproducciones audiovisuales, mapas interactivos, 728 paneles gráficos,  gafas de realidad virtual, etc. Estas aportaciones tienen el propósito de enriquecer la narración y mantener la atención de las y los visitantes.

El “nuevo museo”, en cuya actualización trabajaron más de 100 personas, incorpora las nuevas tecnologías como un elemento más del relato. Las Recreaciones históricas acompañan a los utensilios expuestos en las vitrinas, muestran en mapas la evolución de las fronteras, permiten la inmersión a través de realidad virtual, etc. La primera sala del museo contiene un mapa en relieve de la Península Ibérica dónde se reflejan, mediante iluminación, las conquistas que tuvieron lugar a lo largo de la historia, la siguiente sala está inundada de pequeñas pantallas. En las siguientes las recreaciones animadas y los mapas interactivos se suceden. Quienes visitan el museo experimentan la paradoja de la unión entre las nuevas tecnologías y la historia.

Reflexión o tecnología

Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Sin embargo, a pesar de reconocer el valor de estos avances técnicos, nos aborda la duda de si este uso de las nuevas tecnologías deja a un lado la transmisión de la historia mediante el debate y el análisis crítico. Camille Simonet Cuadrado plantea esta cuestión en su artículo “Museo 2.0: ¿experiencia significativa o simulacro?”, publicado en la revista digital Nueva museología.

La autora sugiere que las TIC en sí mismas no garantizan una mejora en la transmisión de la historia: “es necesario diseñar programas y contenidos que realmente aprovechen esas potencialidades tecnológicas siempre con los objetivos y fines bien definidos para que la tecnología sea un medio y no se convierta en un fin en sí misma” señala. Esta reflexión es muy interesante dado que en la actualidad existe una gran fascinación por los avances tecnológicos. Simonet habla de la Retórica de  la innovación de Dubois para explicar esta fascinación que, a veces, nos impide ver más allá de la novedad. Afirma que las TIC son útiles siempre que sean un acompañamiento a la reflexión y propone otras maneras de renovar los museos que no incluyan necesariamente las nuevas tecnologías.

El MAN se sitúa en equilibrio entre estas dos formar de relatar la historia, ofrece visitas guiadas en grupo y también dispone de una aplicación para móviles que cumple esa función. Ofrece material audiovisual y paneles explicativos, realidad virtual y elementos esculturales y arquitectónicos originales. La reflexión y el análisis deben convivir con la tecnología en los espacios de conocimiento. Es una balanza que nos mantiene más próximos a la historia que queremos conocer, prensar y comprender.

Por Marta Reig González

Imágenes tomadas de http://www.man.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s